HIPS DON’T LIE…

Publicado: 17 noviembre 2013 en La Rebelión De Las Masas

Basta ya. Te he dicho mil veces que pares. Haz caso y deja de hipar como una foca asmática. Suénate los mocos que como sigas así podrán hacer un nuevo remake de los Cazafantasmas.

¿Cuántas veces te he dicho que eres idiota? ¿Cuántas noches te he repetido la cantinela de que sólo te engañas a ti misma?  ¿Cuántas horas, minutos y segundos he invertido en oirte decir lo mismo una y otra vez?

No te quiere. NO TE QUIERE. Pero no porque lo diga yo, que al fin y al cabo soy la persona que echa el telón cuando acaba la obra, sino porque tú lo sabes desde siempre. Desde que le viste, tan guapo y tan canalla, tan extrovertido, tan imprescindible en las fiestas, chispeante en todas las conversaciones; tan arrollador que llegaste a confesarme que tenías mucha suerte porque se hubiera fijado en ti, en una del montón, que eras afortunada por elegirte sólo a ti.

Idiota. Ahora, antes y siempre.  Por las noches intentabas acallar esa voz que te perseguía en las horas más duras de la madrugada (sólo te quiere para follar, sólo te quiere para un polvo) y lograbas olvidar ese rumor con otro gramo de autoengaño (más tarde vendrían otros gramos, los de verdad).  Podría decirte que es culpa tuya por no saber diferenciar -Y DISFUTAR- un polvo del  amor Disney, pero no. Sólo es culpa tuya por desear lo que tenemos los demás. Un novio, el concepto de amor tejido y engordado a base de libros y películas ridículas, el amor del Súper Pop de cuándo tenías 13 años.  ¿ Dónde coño estabas tú cuando yo leía las historias sexuales del Nuevo Vale que siempre empezaban con un “querida amiga piscis…”?  Te lo dije, te lo dijimos todos, pero preferías incrementar tus niveles de envidia y victimismo mientras el resto disfrutábamos  de lo inesperado.

Y cuando todos salíamos con alguien tú te lamentabas escondiéndote una y otra vez en las mismas excusas (soy fea, soy gorda,  nadie me va a querer nunca, soy un monstruo) y alimentabas el odio infinito por la felicidad ajena. Bicho, que eres un bicho; pero no uno de esos que matarías al momento si no de los repelentes que al final por asco y pena dejas seguir su camino. Y como algunos bichos te transformaste; pero no en mariposa o mariquita, ni siquiera en oruga, sino en una especie de mantis religiosa con sobrepeso de kilos y ego. Porque te convertiste en una devora hombres de cartulina, en una tragona virtual . Descubriste que la red te proporcionaba la mejor barrera del mundo: podías hablar, engatusar, contar, escuchar, satisfacer y mentir sin ponerte la cara colorada.  Y te creíste con poder suficiente para rivalizar con aquellos que amaban y follaban en directo…

CONTINUARÁ

 

sexo_virtual

 

comentarios
  1. Amara dice:

    Muy heavy todo,joder, da mucha grima.Si una persona no hace caso la responsabilidad es exclusivamente suya creo yo.

  2. syntiaks dice:

    ¿Como nos verán los demás?.
    Tenemos la respuesta, y es que nos da igual , no nos importa como nos vean si no como nos vemos a nosotro mismos . Saberse diferente , no haber crecido entre barbies, ni colores rosados , hadas o unicórnios por todas partes. Una constante lucha contra lo que quieres que sea y lo que es. Hay que sincerarse por una vez , aunque sea con uno mismo.

  3. AB dice:

    ¿Esta carta te la escribes a ti misma, verdad?
    Todos somos Tyler Durden, en algún momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s