CRÊME BRÛLÉE…

Publicado: 19 mayo 2014 en La Rebelión De Las Masas

 Uff. Comprar personas es como ir al teatro pero decidiendo tú el son al que quieres que baile la gente. Todos tenemos un precio y no siempre es dinero. Tomad nota.  Es como tener un grupo de marionetas a tu disposición para liarla, pero recordando que no me seducen los finales felices.

Hacerme la tonta cuando gente de mi entorno me la ha querido colar. No hay nada más excitante que ver a la gente disimulando actitudes cuando tú ya sabes lo que están haciendo. Es fascinante ver las torpes telas de araña que tejen a tu alrededor. Ensimismamiento puro. Al final tenía razón aquel libro: lo más importante de un secreto es saber que eres su portador, no el secreto en sí.

Las reinas no hacen tratos.

Cejas. Me gustan mis cejas.  Mucho. Definidas y marcadas. Hay una estúpida moda ahora de afinarlas, pintarlas y repintarlas. Pobres palurdas. Se creen que es algo nuevo y Estrellita Castro y Marlene Dietrich ya lo hacían hace mil años.  Estoy fascinada con ” Sunday” de Jarle Bernhoft.  Cómo no, de mano del nen.  Por skype me recuerdan que soy hermética, reservada y sinónimos del estilo. Es gracioso porque en la mayoría de revistas femeninas puedes leer artículos infumables con consejos tipo “no le cuentes tu vida o le  espantarás/sé misteriosa y caerá rendido a tus pies” y mierdas de esas y resulta que yo, que lo traigo instalado de serie, pues nada… que es malo, muy malo. Como una patata frita revenida y blanda.

Los errores. Creo que en la mayoría de ellos ya sabemos con anterioridad que va a ser un error. Lo sabemos pero nos lo negamos; somos así, avestruces vestidas de Zara y Topshop viviendo el  mundo interior de “Mi pequeño pony”. Y no se puede cometer el mismo error dos veces,  porque la segunda vez no es un error, es una decisión.  Existimos muy poca gente capaz de tomar decisiones. Para colmo, normalmente la masa nos premia como seres “excepcionales, atrevidos, visionarios, echados pa’lante” cuando deberia ser lo normal.  Pensar, actuar. O ejecutar que suena a rotundidad absoluta.  Me da mucho asco la gente que delega sus decisiones personales, incluyendo las más nimias, en otras personas. No voy a hablar ya de la pareja que eso es puaj (que tu churri te llame para ver qué marca de leche compra dice mucho de él  pero más de ti. No hay futuro y fin.), sino de decisiones diarias, laborales, emocionales, e incluso físicas. Los humanos somos poco valientes. Siempre envueltos en la tibia gelatina del miedo al  qué diran y cómo me juzgarán.

Luis me contó una vez que odiaba la colonia Nenuco porque una de sus lagartas utilizaba toallitas de esta marca para limpiarse la sonrisa vertical y cuando practicaban sexo oral todo le sabía a la dichosa colonia infantil. Esto me lleva a recordar otro artículo de revista femenina donde insistían en que una mujer no debe usar colonias infantiles porque “eres toda una mujer, no una niña”  y “el hombre ideal sabe ver la diferencia. Debes usar un perfume único para que él sepa que eres única”.  Lo raro es que, leyendo esas mierdas, no se haya tirado por un barranco más de la mitad de la población femenina; lo triste es que, aunque esa mitad acabe en el barranco, la otra mitad hará caso al artículo y subirán las acciones de empresas perfumistas.

Los conversos. Son atroces. Ex gordos, fumadores, bebedores,  geeks, solteros, vividores. Todos ellos con la palabra EX delante. Qué asco dan.  Ellos y, sobre todo, ellas. Se transforman en verdugos de todos aquellos que no seguimos sus directrices y se pasan todo el santo día con la frase “pues yo desde que no fumo, bebo, follo, X… soy mucho más feliz y más sano y tú deberías hacer lo mismo porque vas a acabar fatal”. De verdad que los encerraría a todos en un ascensor y rodaría un remake de Cube. Qué cansinos son, siempre necesitados y hambrientos de reafirmación, sorbiendo y alimentándose de supuestos excesos ajenos. Estaban frustrados antes y lo siguen estando después del cambio. Es gracioso ver cómo creen que suben de nivel y comprobar cómo la prepotencia se convierte en su nuevo horóscopo.  Maltratados emocionales pasados de rosca intentando hacer estragos para sentir una felicidad minúscula.  No es verdad que no me gustan los conversos; en el fondo me encantan porque sus nuevos principios son tan frágiles que es divertido dejarse sectarizar para luego, con una palabra o un gesto, hacerles añicos.  Joder tía, cómo te pasas, no? Eso no es de ser buena persona. Ya, claro, que no, amiguitos del progressive, pero es que yo no tengo claro qué tipo de persona soy. Soy justa, pero no buena o mala.

Estoy a la espera de una decisión que no puedo tomar yo y que posiblemente cambie el rumbo de mi vida. Normalmente soy una discreta y ávida observadora, pero en situaciones como ésta, en la que no participo, me transforman en una chica guapa con ojeras que se desliza a través de largas noches y extraños días elucubrando una respuesta que tarda en llegar. Mis uñas son más  rojas y largas que nunca y me descubro tamborileando con los dedos, como si en cada movimiento o sonido estuviera la clave, la contraseña, la puerta 2 y el apartamento en Torrevieja.

Tengo un fan. Desde hace bastante tiempo. Me llama con número oculto por las noches y algún que otro atardecer. A veces deja mensajes en el contestador pero no habla. Sólo respira y se oye ruido de fondo. Si contesto, cuelga. Así es imposible una relación, señores. La verdad es que me da igual quién sea y si me conoce o no. Recuerdo tiempos febriles con Nathan y Alejandro  y días de 600 WhatsApps (dato literal). Qué fascinantes son la intensidad y el juego.  ¿Qué sería de la vida sin la depredación?

Y en eso estamos…

 

comentarios
  1. Ibai dice:

    No hay nada mejor que hacerse el tonto, parecerlo, meterte tanto en el papel que todo el mundo se lo crea. Para luego disfrutar viendo como se caen los castillos de naipes que se forma mucha gente al descubrir la verdad.
    Si alguien no me entiende que vea “Las dos caras de la verdad” y se podrá hacer una idea…

  2. Moogito dice:

    …No dejes que ese rumbo, sea cual sea, impida que pueda observarte desde mi orilla…

  3. AB dice:

    OTRA PIEL.

    Apareció la primera, años atrás, demasiado pronto en mi vida, aún estaba yo mutando de piel, arrancandome la íra con ácido y sal. La tormenta se lo había llevado todo, incluso las cuatro paredes donde era prisionero, apararecí en medio de la arena, buscaba el mar, aunque estuviese en un desierto, para mi solo era distancia y tiempo, pués de momento podía caminar. Tenía varias personalidades cicatrizadas por todas esas relaciones sociales a las que atendía cortesmente, y las iba a tener que cambiar, todas complicadas, eso lo sabía, pero no me podía quedar de golpe sin ninguna sin antes ir a buscar el origen, volver al prodigio de niño de piel pálida y pelo azabache, al cabroncete de permanente sonrisa, a la palabra constante, pero aún así sabiendo esta circustancia, y necesitando soledad, el destino no es como queremos que sea, nunca.

    Ella entró en mi vida en un puente, la vi como venía caminando y supe que era ella, no hizo falta más, ni vuelta atrás.
    Me quería y yo la quise, sin saber como se quiere, tanta ternura en la mirada no era posible en una sola mujer, tanta voluntad, se me saltan las lágrimas al recordar a “mi amor de la lluvía y el frío”. En un sueño de ojos abiertos, dos años después de no saber nada de ella nos cruzamos en coche en un semaforo de una ciudad cualquiera mientras llovía,
    ¿como no iba a llover?
    nos miramos un instante yo emocionado puse mi alma pegada al cristal, ella hizo un breve intento, con gestos de sorpresa incomprensibles, extrañas miradas, 3, 2, 1, verde!
    Ese día ambos estabamos acompañados, luego vino la llamada—–el telefono al que llama no existe—- me dijo aquella voz al otro lado, aún así le envié lo mejor que haya escrito nunca, mientras me fumaba lo más florido de
    “Of Monsters And Men”
    Aquella noche la pasé escribiendo mientras la flaca de turno ronroneaba entre las sábanas del hotel, si, mensajes a un número que ya no existia, pero para mi eso era lo de menos y si existía si, mi alma salió esa noche por la ventana a buscarla.

    Años antes, casi siempre que nos veíamos llovía, nunca le importó llevar sus rizos mojados, sus escotes bajos y sus botas altas y su maravillosa sonrisa, así era ella, luchadora, dura de piel fría y blanda de alma cálida, acostumbrada a pelear la vida cada día, sola, con sus viditas a cuestas, a las que sacaba adelante, sola y grande. Dios! No pude verla ni entender nada de nada, de lo que me decía entre lineas, entre besos envueltos en el susurro de su angustia.

    Yo hasta ese momento no estaba acostumbrado a sentir cosas especiales, ni tan siquiera la caricia de una mirada por parte del sexo femenino, el monstruo que me había hecho suyo me alimentaba solo con odio, indiferencia y miedos, cada cual damos lo que hemos recibido de algún modo estamos cargados con ese lio de experiencia, y eso es ser mal, hasta que llega el cambio. Tu no ser bien, esa era su broma haciendose la china.
    Un día de esos apareció una piedra, me miró y me hizo suyo, me daba helado y pezones, hasta que dijo basta… el universo puso todo en equilibrio, devolviendome mi mal, jodes, te jodes.
    Yo no ser bien, pero me he prometido ser mejor gracias a ella, lección de dolor de un antes y un despues, todo pasó dentro de mi, empezando el rechazo a lo que había sido y no era, aunque el dolor estaba incrustado y ya no habría vuelta atrás, la contradicción era salvaje, así hasta caer enfermo para expulsarme a mi mismo, un mes despues desperté en la cama de un hospital y lo supe, estaba sobreviviendo, saliendo, pero iba a costar bastante, siempre cuesta, sobretodo cuando tus pedazos están perdidos por muchos rincones de la memoria.
    No tenía nada con que sentir, por eso solo pude darle mi cuerpo, mil problemas estandar y amor frío, crudo y ausente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s