Posts etiquetados ‘Promesas’

Decía Mery Poppins que las promesas son como las tartas, fáciles de hacer y de romper. Los Piratas gritan que hay “Promesas que no valen nada”, y también Sabina opina al respecto: “las mejores promesas son aquellas que no hay que cumplir”.

Una buena noticia, Depeche Mode actuarán en Bilbao, en el BBK Live. Tela con los vaskitos. Depeche no tenían previsto pasar por España en su nueva gira. Si te paras a pensar, siguen fieles a su palabra, puesto que para muchos Euskadi no es España. Así que iré a entrar en trance con Strangelove o Blasphemous Rumours. El 12 de noviembre se abre la reserva de entradas y como mínimo van a caer 4 entradas. 3 noches en un monte escuchando música que te hace perderte. BOOM.

Más info en http://www.bilbaobbklive.com/2009

José Saramago anda comentando que Karl Max nunca tuvo tanta razón como ahora. ¿Dónde estaba todo ese dinero (desbloqueado para rescatar los bancos)?. Estaba muy bien guardado. Luego apareció de repente, ¿para salvar qué? ¿vidas?. No, bancos…

Me encanta las palabras “incandescente” e “Inflamable”. Es como cuando tocas por primera vez a alguien a quién deseas salvajemente. Ese momento de tacto, donde la cabeza va a estallarte, donde mezclas frío y carlor y donde jadeas como un animal hambriento. Ese momento donde eres consciente de que sólo mordiendo conseguirás saciar un mínimo tu voracidad. Y sólo dura 0.1 segundo. Pero venderías tu alma mil veces con tal de poder repetirlo una vez más.

Por eso me gustan tanto los fuegos artificiales…

“…Le dije que a la noche por los poros me salían mares,
soñando que me hablaba y me agarraba a sus cuerdas vocales…”

“Facilmente aceptamos la realidad; acaso porque intuimos que nada es real”.

“…Podrías pensar lo peor, que la apariencia no es sincera…
        Podría perder el control, pasadas las noches en vela…”

Amor, s. Insania temporaria curable mediante el matrimonio, o alejando al paciente de las influencias bajo las cuales ha contraído el mal. Esta enfermedad, como las caries y muchas otras, sólo se expande entre las razas civilizadas que viven en condiciones artificiales; las naciones bárbaras, que respiran el aire puro y comen alimentos sencillos, son inmunes a su devastación. A veces es fatal, aunque más frecuentemente para el médico que para el enfermo.

Bufón, s.
Antiguamente, funcionario adscripto a la corte de un rey, cuya función consistía en divertir a los cortesanos mediante actos y palabras ridículas, cuyo absurdo era atestiguado por sus abigarradas vestiduras.
Como el rey, en cambio, vestía con dignidad, el mundo tardó varios siglos en descubrir que su conducta y sus decretos eran lo bastante ridículos como para divertir no sólo a su corte sino a todo el mundo.
Al bufón se le llamaba comúnmente “tonto” (“fool”), pero los poetas y los novelistas se han complacido siempre en representarlo como una persona singularmente sabia e ingeniosa.

Corazón, s. El proceso exacto que convierte el bistec en un sentimiento (tierno o no, según la edad del animal)

Curiosidad, s. Reprensible cualidad de la mente femenina. El deseo de saber si una mujer es, o no, víctima de esa maldición, es una de las pasiones más activas e insaciables del alma masculina.

Diplomacia, s. Arte de mentir en nombre del país.

Economía, s. Compra del barril de whisky que no se necesita por el precio de la vaca que no se tiene.

Emoción, s. Enfermedad postrante causada por el ascenso del corazón a la cabeza. A veces viene acompañada de una copiosa descarga de cloruro de sodio disuelto en agua, proveniente de los ojos.

Hipócrita, s. El que profesando virtudes que no respeta se asegura la ventaja de parecer lo que desprecia.

Libertad, s. Uno de los bienes más preciosos de la Imaginación, que permite eludir cinco o seis entre los infinitos métodos de coerción con que se ejerce la autoridad. Condición política de la que cada nación cree tener un virtual monopolio. Independencia. La distinción entre libertad e independencia es más bien vaga, los naturalistas no han encontrado especímenes vivos de ninguna de las dos.

Matar, v. t. Crear una vacante sin designar un sucesor.

Mendigo, s. El que ha confiado en la ayuda de los amigos

Mío, adj. Lo que me pertenece, siempre que pueda apropiármelo

Paciencia, s. Forma menor de la desesperación, disfrazada de virtud.

Peligro, s. Bestia salvaje que el hombre desprecia cuando está dormida, y de la que huye cuando despierta.

Satanás, s. Uno de los lamentables errores del Creador. Habiendo recibido la categoría de arcángel, Satanás se volvió muy desagradable y fue finalmente expulsado del Paraíso. A mitad de camino en su caída, se detuvo, reflexionó un instante y volvió.

–Quiero pedir un favor –dijo.

–¿Cuál? –Tengo entendido que el hombre está por ser creado. Necesitará leyes.

–Qué dices miserable! Tú, su enemigo señalado, destinado a odiar su alma desde el alba de la eternidad, ¿tú pretendes hacer sus leyes? –Perdón; lo único que pido, es que las haga él mismo.

Y así se ordenó.

Trabajo, s. Uno de los procesos por los que A adquiere bienes para B.

P.d. Ayer la fiscalía ordenó el cierre de varias webs que fomentaban la anorexia mediante fotos, concursos de a ver quién perdía más kilos e incluso comentarios espeluznantes como “decidles a vuestros padres que os compren un ataud que no mida más de 40 cms de ancho; si no cabes en el ataud, estás gorda”.

Lo curioso es que la noticia esté siendo comentada por el hecho de la censura de las webs y no por el contenido. Quizá es que el contenido no admite discusión alguna. Es aberrante. Quizá realmente sólo deja sitio para debatir si es lícito o no un acto de censura.